9/5/10

Juerga monstruo

Hacía unos años que empezó a notar que el mundo había cambiado. Todo lo que antes era divertido para ella había pasado a estar mal. Antes, decir tonterías era cosa de niños, hasta resultaba gracioso, ahora era una grosería. Era normal pasarse el día haciendo el indio pero últimamente a eso se le llamaba locura. Antes comías tanto helado de chocolate como te cupiese en el cuerpo, ahora engordaba. Y así millones de cosas que hacían que ese nuevo mundo le resultara más y más aburrido, un mundo en el que era extraño tener una discusión sobre el por qué los elefantes nacían grises en vez de rosas, azules o incluso de colorines. Estúpido.

Un día decidió subirse los pantalones lo más alto que pudo, se puso un gorro con forma de lobo, unas grandes gafas rosas y se pintó las uñas de verde.
Solo los niños se atrevieron a decirle lo extraño que les parecía todo aquello.

3 comentarios:

La niña de la boina rosa dijo...

Decir tonterias, hacer el indio... incluso comer helado de chocolate en un dia dedicado especialmente a ello, son cosas que suceden dia a dia en las vidas de Tooncarlife,aunque creo que nunca hemos discutido el color de los elefantes.
Apuntalo en la agenda, será nuestro proximo tema de conversación en la hora libre de literatura.

Lhy N. Sierra dijo...

porqué todos dibujáis tan jodidamente guay?!?

Por cierto, los elefantes deberían nacer multicolor. He dicho :D

♥L

Sage dijo...

Jo, todo esto me recuerda demasiado al Principito *,*
"Las personas mayores solo hablan de cosas aburridas"

Y yo siempre me preguntaré... ¿Porqué los pantalones se llaman "pantalones"? ¡No tiene ningún sentido! ¿Por qué no se llaman de otra manera? ¿¡Por qué!? ;_;