8/5/10

Levantar el meñíque es chic

En Francia tener un blog es de quinceañeros, dormir la siesta es de bebés o ancianos y hacer pis lo llaman casacada de alcohol. Pero un intercambio, es un intercambio.
La semana pasada la pasamos rodeada de franceses, fue tan deliciosamente maravillosa que ahora no podemos parar de hablar de nuestro plan para las vacaciones de verano en Les Sables d'Olonne, eso si, todo ello con un acentillo francés que ya se nos ha pegado.

2 comentarios:

Pilar dijo...

Jo, qué envidia!
Recuerdo lo bien que me lo pasé yo en mi intercambio con Francia (y sus frances@s), entran unas ganas de repetirlo...

De color azul eléctrico dijo...

oh, que bonito! apetece otro intercambio, el año que viene vamos a Sicilia y nos llevamos a supersupershow, que verlo llorando de emocion por reencontrarse con su primo-hermano-sobrino tiene que ser impagable jajaja